II Timoteo

El deber de proclamar el mensaje (4, 1-5)

1En presencia de Dios y de Cristo Jesús que ha de juzgar a vivos y muertos cuando se manifieste como rey, te suplico encarecidamente

2que proclames el mensaje e insistas tanto si parece oportuno como si no lo parece. Argumenta, reprende y exhorta echando mano de toda tu paciencia y competencia en enseñar.

3Porque vendrán tiempos en que no se soportará la auténtica enseñanza, sino que, para halagar el oído, quienes escuchan se rodearán de maestros a la medida de sus propios antojos,

4se apartarán de la verdad y darán crédito a los mitos.

5Pero tú permanece siempre alerta, proclama el mensaje de salvación, desempeña con esmero el ministerio.

Clave de lectura a la luz de la doctrina social de la Iglesia: humanismo integral y solidario

En esta alba del tercer milenio,  la Iglesia no se cansa de anunciar el Evangelio que dona salvación y libertad  auténtica también en las cosas temporales, recordando  la solemne recomendación dirigida por San Pablo a su discípulo Timoteo: «  Proclama la Palabra, insiste a tiempo y a destiempo, reprende, amenaza, exhorta  con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá un tiempo en que los hombres no  soportarán la doctrina sana, sino que, arrastrados por sus propias pasiones, se  harán con un montón de maestros por el prurito de oír novedades; apartarán sus  oídos de la verdad y se volverán a las fábulas. Tú, en cambio, pórtate en todo  con prudencia, soporta los sufrimientos, realiza la función de evangelizador,  desempeña a la perfección tu ministerio » (2 Tm 4,2-5) (Compendio de la doctrina social de la Iglesia, n. 2).

Contacto

Justicia y Paz de Madrid Calle Rafael de Riego 16, 3º Dcha.
28045 Madrid
91 506 00 50 justiciaypaz.madrid@yahoo.es