Apocalipsis

La gran prostituta (17, 1-18)

1Se acercó entonces uno de los siete ángeles que llevaban las siete copas y me dijo:

- ¡Ven! Voy a enseñarte el castigo que tengo reservado a la gran prostituta, la que está sentada sobre aguas caudalosas

2y con la que adulteraron los poderosos de la tierra, mientras sus habitantes se emborrachaban con el vino de su lujuria.

3Me llevó, pues, en visión a un desierto, donde vi a una mujer montada en una bestia de color rojo escarlata. La bestia tenía siete cabezas y diez cuernos y estaba cubierta de títulos blasfemos.

4La mujer iba vestida de púrpura y grana, resplandeciente de oro, piedras preciosas y perlas. En su mano sostenía una copa de oro rebosante de acciones abominables, como sucio fruto de su lujuria.

5Escrito en su frente tenía un nombre misterioso: "Babilonia, la poderosa, la madre de todas las prostitutas y de todas las aberraciones de la tierra".

6Y vi cómo la mujer se emborrachaba con la sangre de los consagrados a Dios y de los que fueron mártires por amor a Jesús.

7Me asombré sobremanera al contemplarla, y el ángel me dijo:

- ¿De qué te asombras? Te explicaré el secreto significado de la mujer y de la bestia de siete cabezas y diez cuernos sobre la que va montada.

8La bestia que has visto, era, pero ya no es; va a surgir del abismo, pero marcha hacia la ruina. Los habitantes de la tierra que no están inscritos en el libro de la vida desde la creación del mundo, se quedarán estupefactos al ver reaparecer a la bestia que era, pero ya no es, aunque se va a hacer presente.

9¡Esta es una buena piedra de toque para quien presuma de sabio! Las siete cabezas son siete colinas sobre las que está sentada la mujer. Son también siete reyes,

10de los que cinco perecieron, uno reina actualmente y otro está todavía por llegar. Cuando llegue, será fugaz su reinado.

11En cuanto a la bestia que era, pero ya no es, aunque ella misma es el octavo rey, pertenece también al grupo de los siete y marcha hacia la ruina.

12Has visto también diez cuernos. Representan a diez reyes que aún no han comenzado a reinar, pero que durante muy breve tiempo compartirán el poder con la bestia.

13Una sola intención los anima: entregar a la bestia toda su fuerza y su poder.

14Ellos harán la guerra al Cordero; pero el Cordero, que es Rey de reyes y Señor de señores, los derrotará, y en su triunfo participarán los llamados, los elegidos y los creyentes.

15Me dijo luego el ángel:

- Esas aguas que viste, sobre las que estaba sentada la prostituta, son naciones populosas, razas y lenguas.

16Pero un día, los diez cuernos que has visto, y la bestia misma, traicionarán a la prostituta; la dejarán solitaria y desnuda; comerán sus carnes y la convertirán en pasto de las llamas.

17Y es que Dios va a servirse de ellos para ejecutar sus planes, haciendo que se pongan de acuerdo para entregar su reino en manos de la bestia hasta que se cumplan los designios de Dios.

18Y la mujer que has visto, es la gran ciudad, la que impera sobre los reyes de la tierra.

Clave de lectura a la luz de la doctrina social de la Iglesia: primeras comunidades cristianas

Cuando el poder humano se  extralimita del orden querido por Dios, se auto-diviniza y reclama absoluta  sumisión: se convierte entonces en la Bestia del Apocalipsis, imagen del poder  imperial perseguidor,  ebrio de « la sangre de los  santos y la sangre de los mártires de Jesús » (Ap 17,6). La Bestia tiene  a su servicio al « falso profeta » (Ap 19,20), que mueve a los hombres a  adorarla con portentos que seducen. Esta visión señala proféticamente todas las  insidias usadas por Satanás para gobernar a los hombres, insinuándose en su  espíritu con la mentira. Pero Cristo es el Cordero Vencedor de todo poder que en  el curso de la historia humana se absolutiza. Frente a este poder, San Juan  recomienda la resistencia de los mártires: de este modo los creyentes dan  testimonio de que el poder corrupto y satánico ha sido vencido, porque no tiene  ninguna influencia sobre ellos (Compendio de la doctrina social de la Iglesia, n. 382).

Un cielo nuevo y una tierra nueva (21, 1-8)

1Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva. Nada quedaba del primer cielo ni de la primera tierra; nada del antiguo mar.

2Vi también bajar del cielo la ciudad santa, la nueva Jerusalén. Venía de Dios, ataviada como una novia que se engalana para su esposo.

3Y oí una voz poderosa que decía desde el trono:

- Esta es la morada que Dios ha establecido entre los seres humanos. Habitará con ellos, ellos serán su pueblo y él será su Dios.

4Enjugará las lágrimas de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni luto, ni llanto, ni dolor, porque todo lo viejo ha desaparecido.

5El que estaba sentado en el trono anunció:

- Voy a hacer nuevas todas las cosas.

Y añadió:

- Palabras verdaderas y dignas de crédito son estas. ¡Escríbelas!

6Finalmente, me dijo:

- ¡Ya está hecho! Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al sediento le daré a beber gratis del manantial del agua de la vida.

7Al vencedor le reservo esta herencia: yo seré su Dios y él será mi hijo.

8Pero los cobardes, los incrédulos, los depravados, los asesinos, los lujuriosos, los hechiceros, los idólatras y todos los embaucadores están destinados al lago ardiente de fuego y azufre, es decir, a la segunda muerte.

Clave de lectura a la luz de la doctrina social de la Iglesia: evangelización y doctrina social

La Iglesia, partícipe de los  gozos y de las esperanzas, de las angustias y de las tristezas de los hombres,  es solidaria con cada hombre y cada mujer, de  cualquier lugar y tiempo, y les lleva la alegre noticia del Reino de Dios, que  con Jesucristo ha venido y viene en medio de ellos. En la humanidad  y en el mundo, la Iglesia es el sacramento del amor de Dios y, por ello, de la  esperanza más grande, que activa y sostiene todo proyecto y empeño de auténtica  liberación y promoción humana. La Iglesia es entre los hombres la tienda del  encuentro con Dios -« la morada de Dios con los hombres » (Ap 21,3)-, de modo que el hombre no está solo, perdido o temeroso en su esfuerzo  por humanizar el mundo, sino que encuentra apoyo en el amor redentor de Cristo.  La Iglesia es servidora de la salvación no en abstracto o en sentido meramente  espiritual, sino en el contexto de la historia y del mundo en que el hombre  vive, donde lo encuentra el amor de Dios y la vocación de  corresponder al proyecto divino (Compendio de la doctrina social de la Iglesia, n. 60).

Contacto

Justicia y Paz de Madrid Calle Rafael de Riego 16, 3º Dcha.
28045 Madrid
91 506 00 50 justiciaypaz.madrid@yahoo.es