Filipenses

Siguiendo el ejemplo de Cristo (2, 1-11)

1Si alguna fuerza tiene una exhortación hecha en nombre de Cristo, si de algo sirve un consejo nacido del amor, si nos une el mismo Espíritu, si alienta en vosotros un corazón entrañable y compasivo,

2llenadme de alegría teniendo el mismo pensar, alimentando el mismo amor, viviendo en armonía, compartiendo los mismos sentimientos.

3No hagáis nada por egoísmo o vanagloria; al contrario, sed humildes y considerad que los demás son mejores que vosotros.

4Que cada uno busque no su propio provecho, sino el de los otros.

5Comportaos como lo hizo Cristo Jesús,

6el cual, siendo de condición divina no quiso hacer de ello ostentación,

7sino que se despojó de su grandeza, asumió la condición de siervo y se hizo semejante a los humanos. Y asumida la condición humana,

8se rebajó a sí mismo hasta morir por obediencia, y morir en una cruz.

9Por eso, Dios lo exaltó sobremanera y le otorgó el más excelso de los nombres,

10para que todos los seres, en el cielo, en la tierra y en los abismos, caigan de rodillas ante el nombre de Jesús,

11y todos proclamen que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.

Clave de lectura a la luz de la doctrina social de la Iglesia: solidaridad en la vida y en el mensaje de Jesucristo

La cumbre insuperable de la  perspectiva indicada es la vida de Jesús de Nazaret, el Hombre nuevo, solidario  con la humanidad hasta la « muerte de cruz »  (Flp 2,8): en Él es posible reconocer el signo viviente del amor inconmensurable y  trascendente del Dios con nosotros, que se hace cargo de las enfermedades  de su pueblo, camina con él, lo salva y lo constituye en la unidad. En Él, y gracias a Él, también la vida social puede ser nuevamente descubierta,  aun con todas sus contradicciones y ambigüedades, como lugar de vida y de  esperanza, en cuanto signo de una Gracia que continuamente se ofrece a todos y  que invita a las formas más elevadas y comprometedoras de comunicación de bienes.

Jesús de Nazaret hace resplandecer ante los ojos de todos los  hombres el nexo entre solidaridad y caridad, iluminando todo su significado: « A la luz de la fe, la solidaridad tiende a superarse a sí misma,  al revestirse de las dimensiones específicamente cristianas de gratuidad  total, perdón y reconciliación. Entonces el prójimo no es solamente un ser  humano con sus derechos y su igualdad fundamental con todos, sino que se  convierte en la imagen viva de Dios Padre, rescatada por la sangre de  Jesucristo y puesta bajo la acción permanente del Espíritu Santo. Por tanto,  debe ser amado, aunque sea enemigo, con el mismo amor con que le ama el Señor, y  por él se debe estar dispuesto al sacrificio, incluso extremo: "dar la vida por  los hermanos" (cf. Jn 15,13) » (Compendio de la doctrina social de la Iglesia, n. 196).

Contacto

Justicia y Paz de Madrid Calle Rafael de Riego 16, 3º Dcha.
28045 Madrid
91 506 00 50 justiciaypaz.madrid@yahoo.es